52 81 35 24

Andrés Bello,10

México

 

“Que esto que el otro, salud”

En las cantinas no se pide un tequila; se pide un derecho! bares con puertas batientes que en ocasiones prohibían la entrada a las mujeres, perros y militares.

Se dice que llegan al país azteca, a raíz del conflicto bélico que enfrentó a México y los Estados Unidos entre 1846 y 1848, en la pugna por el territorio de Texas. Los soldados estadounidenses demandaban lugares donde consumir alcohol y sólo existían lugares para estar de pie. Un espacio exclusivo para los hombres donde comer y beber alrededor de una mesa, fue algo realmente novedoso. Hasta el año 1982, las cantinas eran territorios acotados para los hombres, increíble, pero cierto.

En la última época han ido en decadencia, la sorprendente iniciativa de La 20, del grupo Cinbersol, ha puesto de moda este local manteniendo las tradiciones, pero adaptándolo a nuestros tiempos.

No es de extrañar  ver desfilar a personajes típicos: el billetero, el bolero, el de los toques (una pinza con descargas eléctricas que a través de las manos se transmite y el que la suelta pierde y se toma un tequila de hidalgo, es decir, de un solo trago), el cilíndrelo, el organillero, el vendedor de lotería o el parajito de la suerte ( el pajarito saca un papel que te da un mensaje) , aún quedan muchos de estos oficios y otros ya pasaron al olvido, también se juega dominó y cubilete entre risas y chascarrillos, donde se da cátedra del albur;  El arte de alburear, supone agudeza y habilidad que permite a las personas, es decir usar palabras con doble o triple sentido.

Los jueves nos vemos en la 20!, se ha vuelto uno de los sitios de encuentro en un ambiente muy propicio para el flirteo.

El local es muy amplio, a la entrada vistosos cuadros y floreros con colores llamativos, una pequeña tienda de artesanía y productos típicos, una barra central grande con múltiples pantallas de televisores, un comedor terraza apta para fumadores, aquí es donde está el ambiente, dispone de otro comedor en la parte trasera  televisores.

La carta a base de “antojitos y botanas”, platos típicos mexicanos en plan picoteo; lo más destacado las almejas rasuradas, las dobladitas de jaiba, los tacos de jícama, el queso panela con flor de calabaza, los gusanos de maguey fritos, cazuelita de escamoles, también hay platos fuertes como la carne que está espectacular y pescados elaborados con gusto e ilusión.

Nosotros pedimos, vuelve a la vida; coctel de mariscos con zumo de limón, aguacate
y picante, caldo tlalpeño, carnitas de pulpo, fideo seco, tacos de jaiba, cecina con ensalada de nopal, ostiones al Rockefeller y pulpo a la parrilla, presentado en un molcajete con queso panela y cebollitas y la tradicional torta de pierna.

Preparan salsas picantes especiales en tu mesa, así que te recomiendo te dejes asesorar por Mateo, quien es el experto; probamos su salsa verde “a base de chiles serranos, aguacate, cebolla, ajo y muchas ganas”.

Carta de vinos, tequilas y mezcales; te recomiendo la margarita de tamarindo y el mojito de guanábana con mezcal.

Es un sitio divertido, muy típico donde podrás pasar un rato agradable, probar sus botanitas y por supuesto degustar un buen tequila reposado derecho, quesignifica solo.

Está ambientado con música de la tierra, en ocasiones hay mariachis o grupos en vivo

Aquí las sobre mesas se suelen alargar hasta las copas, así que vete preparando para el
jolgorio.

Indispensable reservar, sobre todo el jueves

Precio medio sobre 500 pesos, 18 euros.

De Lun a Sab de 13:00 a 1:00 hrs.

 Valet parking

 No recomendable para niños