Calle de la compañía, 8
Salamanca, España
923 21 90 89
Lo que la naturaleza no da, Salamanca no lo presta
Aunque famosa, por el dorado de sus piedras en estilo plateresco, Salamanca esconde varios monumentos románicos, escondidos entre la magnificencia de sus catedrales y la majestuosidad de sus monumentos renacentistas y barrocos.

Uno de los restaurantes más renombrados de la ciudad, El Bardo; a la vera de la Casa de Las Cochas, frente a la Iglesia de la Clerecía.

FOTOEDIT

Su decoración es clásica, con paredes de piedra, dispone de una barra y dos plantas con comedores acogedores y opción para reservados.

La carta es corta y sencilla a base de productos de la tierra; como entrantes podéis probar tabla de embutidos de la tierra, ensaladas, revueltos y por supuesto  la variedad de carnes; chuletillas de cordero, chuletón y entrecot.

Bodega con caldos a precios asequibles, Baldo es toda una tradición.

Una maravillosa cena con amigos fue la oportunidad perfecta para deleitarnos y disfrutar de los productos salmantinos; surtido de ibéricos, ensalada de canónigos con jamón y foie de pato, verduras a la plancha para comenzar, continuamos con las chuletillas de cordero lechal y chuletón de ternera y por supuesto para armonizar y contrarrestar el frío, no podían faltar las botellas de un buen caldo, Ramón Bilbao Crianza 2009.

El servicio es cordial, el ambiente agradable y precios muy asequibles. El precio medio 20 euros.