C/ Hortaleza, 52. Chueca, Madrid 915 241 397

Bocados divertidos

Paseando por el barrio de Chueca en busca de unas botas vi de pronto un sitio diminuto con un rótulo: “cevichería”, desde ese momento empecé a salivar e imaginarme cómo serían ese ceviches; pasaron por mi mente miles de escenas de ceviches, unos picantes, otros ácidos, de lubina, de corvina, con boniato, con aguacate…. con lo cual las compras pasaron a segundo término, esperaba ansiosamente que llegara la hora del cierre para poder descubrir esa cevichería llamada La Panamericana.

Un local pequeño y estrecho donde predomina la madera. Decoración muy sencilla y acorde al sitio, una pequeña barra con mesas altas y en la parte trasera el comedor con unas siete mesas. En las paredes sombreros de paja colgados y la luz tenue.

No recibió un amable chico y mientras mirábamos la carta pedimos un pisco sour, que es lo que toca en un restaurante peruano. La carta es muy divertida y original, se basa en una fusión de cocina peruana, mexicana, oriental y venezolana, de donde el chef es originario, Emiliano Reyes.


Carlos, el camarero que nos atendió, disfruta con su trabajo y lo transmite a los comensales tomad nota la importancia tan grande que tiene mimar y cuidar a los clientes- esta es una de las valoraciones más importantes para mi al realizar una crítica/ opinión.
“Aquí empezamos por el café, terminamos por el sushi y luego les damos unas hostias” quedamos sorprendidas, pero esto fue cierto…

Comenzamos con el Cardito Express, es un falso café, hecho con verduritas y marisco y setas shiitake, servido en una cafetera, vas probando paso a paso el caldo, el marisco y por último las verduras. Muy rico y muy divertido!

Seguimos con Temaki bienmesabe, a base de un adobo de cazón con salsa de garbanzo envuelto en una hoja de lechuga, al estilo vietnamita, espectacular, “pato chino alocado” nos comenta Carlos; para mí, el plato más sabroso. Continuamos con el Bloody Mary acapulqueño, zumo de tomate natural triturado con vodka, salsa tabasco, orégano, cebolla morada y naranja, por otro lado los langostinos macerados con lima, orégano y jalapeños. Merece la pena ver todo el tinglado para prepararlo! Lástima que no le grabé.

Y por último, llegó el tiradito oil fish, pez mantequilla con pulpa de naranja, lima y tamarindo y para acompañar un plato de palomitas de maíz, para mojar la leche de tigre ahí.

Viendo el panorama era obligatorio pedir un postre, elegimos el panqueque relleno de dulce de leche acompañado con helado de vainilla, fantástico.

Como detalle de la casa nos ofrecieron unas hostias, si habéis leído bien, oblea rellena de crema de leche con canela.


Fue reconocido como restaurante revelación en el año 2012 por la luna metrópoli.Sin duda es un sitio para volver y así poder contaros más platos curiosos y divertidos.

Las raciones son pequeñas, pero de esta manera podéis probar diversos platos.

El precio fue de 32 euros pp.

 

Una grata sorpresa descubrir este sitio donde el toque de humor y de creatividad hacen de la experiencia algo inolvidable
< Horario:De Lun a Sab de 13:00 a 16:00 hrs

De 21:00 a 24:00 hrs
Dom de 13:00 a 16:00 hrshttp://www.lapanamericana.es/ c/ Antonio Pérez, 26. Madrid