México cuenta con una ecléctica escena gastronómica rica y variada, como es el caso de Le Mat, un punto de encuentro en una de las zonas mágicas: Polanco.

Emilio Castelar 149
Col. Polanco, México
5281 1962

La espectacular terraza Common people; casona tienda que marca tendencias no sólo con sus artículos de más de 40 grandes diseñadores, sino con una manera innovadora de comunicarse con el público más exclusivo de la Ciudad de México, albergan a Le Mat bajo una decoración barroca, donde la naturaleza juega un papel importante, enredaderas que envuelven las paredes, dispone de una amplia cristalera con vistas al parque que conforma la atractiva atmósfera bien acondicionada tanto para fumadores como no fumadores.

Sillas y sillones distintas, madera y objetos de diseño a la venta apoyadas por el galerista Luis Adelantado.
Hace un año abrieron sus puertas, y su cocina la definen como “down to earth”, donde fusionan los ingredientes orgánicos con un toque de cocina internacional, muy a su manera, actualmente dirigida por el chef Victor Hugo Olmos.

La carta dispone de gran variedad de sopas, ensaladas y pastas; entre lo más destacado encontramos los camarones canela, las croquetas de risotto, pescados y el pollo orgánico al horno. El diseño de la carta me decepcionó un poco, desde luego no va en armonía con el resto.

Selección de vinos muy variada, opción de tomarlo por copa o con caldos nacionales e internacionales, además de tequilas, cervezas y amplia gama de destilados.

Pedimos para empezar las tostadas de atún con aguacate acompañado de salsa de soja, las almejas chocolata con rasurado de manzana verde y el carpaccio de buey como entrantes y de segundos; el original risotto hippie con hongos silvestres y emulsión de aguacate y queso parmesano, el pescado del día robalo con verduras al vapor con una salsa con toques de queso roquefort; sin duda lo mejor y el sandwich de rib eye acompañado de lechuga y patatas fritas rico y muy abundante..

Maridamos por copeo debido a la diversidad de platos: cerveza, tinto Protos y cava.

De postre elegimos fondant de chocolate con frutos rojos y la tartaleta de manzana con helado.

El servicio es excelente, pero muy oscuro para mi gusto, se que está de moda, pero que difícil es leer la carta y hacer buenas fotos!

Un sitio muy casual donde disfrutamos de una buena copa tras la cena maridada con una compañía de primera, gracias Marisa y Carlos!

Los domingo puedes ir con la familia, ya que no está permitido fumar.
Precio medio por persona 600 pesos, el equivalente a 33 euros.
De Mar a Sáb
De 14:00 a 2:00 hrs.
Dom de 12:00 a
19:hrs.
Indispensable reservar