Eduardo Dato, 5. Madrid

913 95 28 53

Es importante encontrar el lugar indicado con las personas adecuadas, pero esta vez salió redondo, póker de ases!

Suelo leer más de 200 blogs, revistas y periódicos de gastronomía al día y tengo apuntadas cientos de referencias de sitios para visitar, pero me decidí a probar suerte con Lúa, ya que mi amiga Raquel de SinestesiaGastronómica me lo había recomendado, acudió al evento organizado por tapas & blogs hace tiempo y las críticas eran muy buenas, así que a probarlo…

 

Lúa, luna en gallego, cambió de ubicación hace un año largo aproximadamente, en este local más amplio, aunque llevaban ya un par de años funcionando, Manuel Domínguez y Pedro Espinosa, siguen el ritmo de las estaciones ofertando un menú fijo donde puedes elegirlo con o sin maridaje incluido.

A la entrada un portón de madera sobria que impone, la decoración es elegante con un toque rústico donde alternan elementos tradicionales y toques de vanguardia, las mesas son amplias y separadas entre si y la vajilla y los manteles impecables, Planta baja con comedor más reservado.

Como aperitivo pedimos unas copitas de cava; como entrante de la casa pomada de mantequilla, almendras y aceituna esférica con aceite de oliva Eidos de Iria, explosión en boca.

 

Comenzamos con los aperitivos del menú, la cuajada de espárragos blancos con sirope de amareto y muesli, las zamburiñas en ceviche con perlas de litchi e irlandés de lentejas, fresco y elegante al paladar y el irlandés de lentejas, una sopa sabrosa.

Para armonizar el menú nos ofrecieron el vino tinto de tierras gallegas “A tiro fijo” sólo se puede probar en Lúa, así que nos decantamos a maridar con el mismo el resto del menú.

Continuamos con el tartar de pez limón, suave y en su punto y el socarrat de liebre y carabinero. Mientras la conversación iba mejorando, la cena y el vino subían puntos, imaginaros 6 amigas y primas  contando sus vivencias en Londres, Guayaquil, México, Madrid, Boston y alrededores….

Un traguito de vino y seguimos con la merluza a la gallega con ceniza de ajada, plato muy tradicional de tierras gallegas, el cochinillo confitado sobre empanada de ciruelas con crema de manzana y almendras, contrastes que armonizan estupendamente. Por cierto el emplatado es lúcido y elegante.

La conversación o plática cada vez se ponía más interesante y las risas iban aumentando; llega la hora de los postres,! trampantojo, base de trufa con falsas nueces y menta, palitos dulces y petit-fours de truffa y pestiños para acompañar el café e infusiones.

El servicio muy atento, la cocina muy lograda, elegante matizando lo tradicional con ciertos toques propios. Comparto la opinión de otros compañeros, merece una estrella Michelín bien brillante!

Precio por menú eligiendo nuestro vino 70 euros por persona.

Recuerda que el menú sin bebida 52 euros, con su maridaje y con 5 vinos 78 euros para cenas no disponen de carta-

La inmejorable compañía hizo de esta velada, un momento muy especial, esperando que se repita pronto. Gracias a Sonia, Pilarina, Lourdes, María y por supuesto Laura ya compañera de otros maridajes!. Un sitio para recomendar y volver!

Quiero agradeceros a todos los comensales que vais de nuestra parte miss maridajes, ya que nos agrada y complace recomendaros sitios, de hecho por eso lo publicamos. Por favor comentadlo en los restaurantes y si os apetece luego aquí en el blog, así podemos crear la red del maridaje perfecto: los restaurantes, vosotros y miss maridajes.

Hasta pronto!