Siete de los mejores restaurantes de la provincia de Huelva presentaron en Madrid a la crítica gastronómica,blogueros y prensa especializada los manjares de su despensa.

El Patronato Provincial de Turismo con la colaboración de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería reunió el pasado 22 de marzo en el hotel Puerta de América, en Madrid a los grandes cocineros: Xanty Elías, Luismi López, Carlos Ramírez, Ana Arcos, Lourdes Gómez, Antonio Macías, Ismael Candeas, Antonio Cruz y Manuel García, de los restaurantes Acánthum, Arrieros,Ciquitrake, El Cerrojo, El Paraíso, La Qtxara y Montecruz.

Mojama-evr

El menú a base de 8 platos conproductos selectos y representativos de la cocina onubense maridados con vinos del Condado de latierra.

carpaccio

Carpaccio de gambas, Ciquitrake

Tanto el presidente del Patronatode Turismo, Ignacio Caraballo, como el vicepresidente de la Asociación deEmpresarios de Hostelería, Antonio Ramírez destacaron la importancia de estesector como producto turístico de su ciudad, Huelva.

atun-bacalao

Atún, Bacalao y presa marinados con piña y torrijas.La Qtxara

chocos

Infusión de chocos con tallarines y fideos.Acánthum.El Cerrojo

champi

Champiñón relleno de ventresca de atún napado con alioli. El Cerrojo

berenjenas

Canelones de berenjenas rellenos de rape y coquinas. El Paraíso

 hamburguesasssss

Hamburguesa de pluma, tanas y mermelada de tomate rosa. Arrieros

 carrilleras2

Carrilleras de ibérico al pimentón de Vera. Montecruz

carrilleras1

Berries y crema montada de vino Naranja. Obra de todos los restaurantes

Una zona muy rica que cuenta con productos de suprema calidad, como el jamón de Jabugo y los derivados del cerdo ibérico, los pescados de la costa y los mariscos, como las conocidas gambitas, la mojama, las fresas y otros frutos rojos; así como los vinos y licores que hacen de todo ello una espléndida armonía de sabores.
Una fantástica puesta en escena de los productos de la tierra, demasiado abundantes; pero mereció la pena, tanto por el deleite de los mismos, como por su encantadora gente que rodeaba nuestra mesa.